Puertas correderas; Tipos, mecanismos y qué debes mirar antes de comprar

En esta oportunidad nos vamos a centrar en la carpintería de exteriores, específicamente en la instalación de todo tipo de puertas según su sistema de instalación y apertura. Contrario a otros artículos, aquí te proporcionaremos los datos necesarios para que sepas qué debes tener en cuenta antes de comprar e instalar una puerta en tu hogar.

 Puertas correderas; Tipos, mecanismos y qué debes mirar antes de comprar

¿Cuáles son los tipos de puertas que existen?

1.    Puertas corredizas y correderas

Este tipo de puertas es perfecto para interiores en el hogar. Por lo general, se suelen implementar en baños, cocinas y dormitorios amplios. Es un sistema bastante sencillo el cual no ocupa demasiado espacio, la instalación no tiene mucha complejidad y el movimiento de la puerta pueden ser en dos direcciones.

2.      Puertas correderas enfrentadas

Se trata de un tipo de puerta el cual está compuesto por dos hojas las cuales están enfrentadas entre sí. Por lo general se suelen implementar en salones para así dar mayor tamaño al mismo mientras permite separar un salón de otra estancia.

3.      Puertas correderas paralelas

Es una puerta la cual está compuesta por una hoja a cada lado del vano en la pared. Se suelen usar para espacios amplios como puede ser un comedor, un salón o simplemente tener acceso a la cocina mediante el mismo salón de estar. La desventaja de este sistema de puertas es que resulta un poco más complicada su instalación.

Pero claro, si se cuenta con la mano de obra adecuada, la instalación puede beneficiar a la decoración interna y mejorar significativamente la estética mientras mantiene el aislamiento de perturbaciones térmicas o sonoras.

4.      Puertas correderas para esquinas

No se utilizan demasiado, puesto que requieren de espacio para poder ser instaladas. Por lo general, son implementadas en residencias amplias o bien en oficinas con grandes espacios. Eso sí, la estética y el aislamiento que crea a nivel de audio y temperatura son formidables.

Es importante mencionar que el sistema que usa es de corredera, pero que, en lugar de abrir y cerrarse de manera paralela, lo hacen de forma perpendicular entre sí.

5.      Puertas telescópicas

Suelen ser implementadas en residencias y espacios amplios. Por lo general, suelen ser instaladas de tal manera que quedan a ras del suelo. Se requiere un gran espacio o como mínimo, un espacio ancho para poder instalar los herrajes y elegir el tamaño de las hojas que formarán la puerta.

Es importante que tengas en cuenta que a la hora de elegir este tipo de puertas no elijas el cristal o metal como material principal, ya que no es rentable ni beneficioso, a menos que la situación lo amerite.

6.      Correderas apilables

Es un sistema muy parecido al de las puertas plegables, pero la diferencia es que no función como persianas por así decirlo, sino que más bien es una serie de hojas que conforman la puerta y que al momento de retraerlas, lo hacen como si se tratase de un acordeón. Cabe mencionar que las hojas son conducidas gracias a un sistema o guía que en la parte superior y que se encuentra instalada en el techo del hogar.

¿Qué tener en cuenta antes de elegir una puerta corredera?

El tipo de material

Esto es lo principal que debes considerar sin importar qué tipo de puerta vayas a elegir. No importa si se trata de una puerta telescópica, apilables y otras, debes saber qué tipo de material utilizarás para tus puertas.

Por ejemplo, para el caso de las puertas correderas, es ideal que se utilice la madera como material principal para la fabricación de estas puertas. La razón de esto se basa más que nada en la versatilidad que ofrece el material al momento de adaptarlo a cualquier tipo de estancia, sin dejar de lado que la decoración en interiores se puede ver enormemente beneficiada.

La otra ventaja que se tiene con la madera es que puede elegir entre una gran variedad de materiales o derivados de este. Es decir, puedes elegir desde pino (un material económico) a un tipo de madera más costo como el alce o la caoba.

El sistema de guías

Esta es otra de las consideraciones para tener en cuenta, puesto que cada tipo de puerta trabaja con un sistema de correderas un poco diferente entre sí. Pero en términos generales, tienes dos opciones las cuales son:

  1. Guías para puertas empotradas a la pared
  2. Guías para puertas exteriores

Mientras que la primera opción se trata de un sistema de guías que a simple vista no se puede visualizar, la otra es todo lo opuesto y este sistema se puede ver, al menos la parte externa de la guía.

La elección entre uno u otro va a depender mucho del tipo de puertas que elijas y si prefieres que el sistema quede ante la vista o quede completamente oculto. Esto también va a ir en función del espacio y de las necesidades que tengas.

Para que tengas un poco más de conocimiento respecto a este tema, los sistemas de guías para puertas se clasifican en:

  • Guías al aire
  • Guías invisibles

Así que, al momento de elegir entre uno u otro solo basta con que decidas si quieres un sistema de correderas al aire o si lo deseas invisible.

El espacio disponible

Un punto importante que no puedes dejar de lado es el tema del espacio que tienes disponible en tu hogar o recinto. Esto resulta vital, puesto que dependiendo del espacio que haya disponible, un tipo de puerta de corredera te va a beneficiar más que otra.

Es por ello que te recomendamos que conozcas muy bien las dimensiones de tu hogar y, sobre todo, del lugar en donde pretendes instalar la puerta de tu preferencia, a fin de que puedas saber qué materiales y qué sistema es el óptimo para la instalación de tu puerta corredera.

Si te interesa conocer más detalles sobre este tema, no dudes en ponerte en contacto con nosotros o revisar el resto de la información que tenemos publicada actualmente en nuestra página web.