Tipos de puertas correderas según su instalación y apertura

Tipos de puertas correderas según su instalación y apertura

Sea cual sea tu situación, al momento de elegir un tipo de puerta, conocer exactamente cuál es la más idónea para ti resulta un punto clave. Te comentamos esto debido a que existen muchos tipos de puertas que tienen un proceso de instalación y modo de apertura diferente.

Es por ello por lo que, en lugar de hacer una elección deliberada, te vamos a proporcionar toda la información necesaria para que así puedas conocer cuáles son los tipos de puerta según su instalación y cuál es la que te conviene más para tu hogar.

 Tipos de puertas correderas según su instalación y apertura

¿Cuáles son los tipos de puertas que existen y cuáles son sus modos de instalación?

Puertas correderas ocultas o empotradas

Este tipo de puerta tienen la característica de que para poder abrirlas se deben deslizar hacia uno de los lados de tal manera que la puerta quedará escondida ante la vista. Esto es gracias a un sistema de casetones y guías que permiten abrir y cerrar las puertas sin ocupar demasiado espacio.

Una de las razones por las que resulta una gran opción en muchos casos, es que no se requiere mucho trabajo para realizar reformas y, al mismo tiempo, se aprovecha al máximo posible el espacio que se encuentra disponible.

Es importante mencionar que este tipo de puertas siempre va a ir incrustada en el sitio en donde se pretenda hacer la instalación.

Puertas correderas vistas

Es un sistema muy similar al anterior mencionado, pero con la diferencia de que el sistema de guía y de rieles está ante la vista de las personas. La ventaja que este tipo de puerta ofrece es que la instalación resulta mucho más sencilla, el sistema de rieles permite darle al ambiente una mejor sensación de decoración y el costo por instalación y/o mantenimiento es económico.

Puertas de una hoja

Estas son las clásicas puertas que la gran mayoría de los hogares y oficinas poseen. Cuenta con un solo elemento o pieza el cual se mueve de manera horizontal y de acuerdo a la disposición de las bisagras, esta podrá moverse de derecha a izquierda o viceversa.

Gracias a que este tipo de puerta es sumamente fácil de instalar, son las más utilizadas al día de hoy. Para que te hagas una pequeña idea de su rentabilidad, cualquier persona con conocimiento básico y unas cuantas herramientas, puedes hacer la instalación de este tipo de puerta sin ningún inconveniente.

Puertas con dos hojas enfrentadas

Se podría decir que este tipo de puertas correderas es una evolución de las puertas ocultas, pero que tiene un nivel más alto en diseño y comodidad para las personas. A diferencia del primer tipo que te mencionamos, esta cuenta con dos hojas o elementos que se encuentran alineadas en la misma dirección.

Cabe mencionar que cada uno de estos elementos abren en dirección opuesta entre si y por lo general se implementan para comunicar dos áreas distintas y unirlas de manera natural. Por lo general se suele emplear en cocinas y salón de estar, baños y dormitorios e incluso en armarios de gran tamaño.

Es importante mencionar que, al igual que las puertas de una hoja, las puertas con dos hojas tienen la facilidad de que se pueden instalar fuera del tabique y dentro del mismo. En cuanto a la elección, esto va a depender exclusivamente de las características que tenga la pared y la necesidad del usuario que en ese momento posea.

Puertas paralelas

Se trata de un tipo de puerta que posee entre dos o tres paneles los cuales tienen su apoyo gracias a un sistema de rieles que le permiten al usuario deslizar una de las piezas de manera horizontal, bien sea a la derecha o a la izquierda mientras que la otra pieza que queda paralela queda inmóvil.

Por lo general, se suele implementar para zonas donde hay armarios, vestidores e incluso en los baños. Hay puertas de este tipo que son traslúcidas en un 30, 50 o 70%, mientras que están otras que son completamente sólidas y no permiten ver a través de ella. Tú elección va a depender de lo que quieras en el momento de hacer la instalación.

Puertas telescópicas

La idea principal de este tipo de puertas es que el usuario tenga la posibilidad de mover entre dos o tres paneles o “puertas”, los cuales estarán sincronizados unos con otros y justo al momento de hacer el movimiento de “abrir o cerrar”, sea un único movimiento implementado gracias al contramarco que poseen.

La ventaja de estas puertas es que a pesar de ser de grandes dimensiones y que ocupan un gran espacio a tal punto de dividir dos áreas, al momento de usarlas pueden quedar completamente reducidas y no ocupar demasiado espacio. Es por ello por lo que se implementa este sistema de puertas para separar dos áreas grandes, pero al mismo tiempo, tener la posibilidad de tener un único espacio.

Puertas plegables

Es una variante del sistema de puertas telescópicas, pero en comparación con ellas, esta se retrae de manera diferente. Imagina que tienes en tus manos un acordeón, la manera en cómo se abre y se contrae el acordeón es exactamente el mismo sistema que se emplea para desplegar y retraer estas puertas.

La ventaja que podemos destacar de este tipo de puerta es que los diseños son numerosos y puedes crear puertas de diferentes colores, tamaños e incluso elegir cualquier tipo de la manera que quieras (siempre que sea ligero y no ocupe demasiado espacio).

Puertas en esquina

Este tipo de sistemas de puertas es especial, ya que no se puede implementar en cualquier sitio, sino que se debe pensar muy buen el lugar y que las condiciones del lugar lo permitan. Así pues, este tipo de puertas está compuesto por dos hojas completamente móviles y que, al momento de hacer la apertura de este, se abren de manera simultánea y tienden a hacerlo hacia las esquinas de cada hoja.

Es perfecto para separar espacios o recintos mientras que se puede tener acceso visual a estos. Por ejemplo, separar la sala de estar con una pequeña sala para hacer trabajos o atender visitas. Igual sucede con la cocina al momento de querer separarla del salón principal.